Montessori y el funcionamiento natural del cerebro

Dr. Hughes

El Dr. Steve Hughes, médico pediatra, doctor en psicología clínica, post doctorado en neuropsicología pediátrica de la Universidad de Minnesota y Presidente de la Academia Americana de Neurología Pediátrica, explica cómo se desarrolla el cerebro y las sincronías que existen con el método Montessori. Según sus investigaciones, este sistema apela a la forma original de aprendizaje e incentiva a los niños a tomar decisiones creativas en su proceso de descubrimiento del mundo.

Sus investigaciones se han centrado en identificar cómo se desarrolla el cerebro, cuáles son los procesos neuronales y las conexiones que se establecen para lograr su mejor desempeño en todas las áreas. “Nos encontramos en un momento único, las neurociencias han abierto una gran ventana para ver cómo funciona el cerebro y creemos que podemos encontrar aspectos ambientales que puedan ayudar a facilitar y mejorar su desempeño”, señala el Dr. Steve Hughes.

Y agrega: “Mis investigaciones se centran en identificar los ambientes sociales y  emocionales que ayudan a los niños a desarrollar mejor su cerebro. No estamos sólo interesados en la inteligencia, sino que también en su bienestar y adaptación social”.

Su último proyecto es poder comprender qué variables influyen en distintos aspectos como el aprendizaje cognitivo, bienestar emocional, social, etc. para luego desarrollar un modelo que permita reconocer las deficiencias de modo de trabajar con los padres para lograr impactos importantes en los niños, no sólo su desempeño escolar,  sino que también en su bienestar y felicidad, explica.

Montessori y el funcionamiento natural del cerebro

Justamente fue en sus investigaciones cuando conoció el Método creado hace un siglo por la psiquiatra italiana María Montessori: “Este sistema de aprendizaje, tiene tanto sentido desde el punto de vista del desarrollo cognitivo, he pasado mucho tiempo analizando en el desarrollo cerebral y estoy convencido de que el método Montessori está basado en la forma original de cómo se aprende”, asegura el Dr. Hughes.

Por todo esto, y por los resultados que ha visto en su propia hija que asiste a un colegio Montessori en Minnesota, Hughes se ha dedicado a promover por todo el mundo las ventajas de este sistema educacional que ayuda al bienestar intelectual, emocional y psicológico de los niños: “Los alumnos Montessori están motivados por aprender y al mismo tiempo participan más eficazmente en su comunidad/familia/entorno, incluso se ofrecen para ayudar y buscan qué se necesita y lo hacen autónomamente. Y esto es por algo muy sencillo, son muy buenos en hacer cosas” (ver su sitio www.goodatdoingthings.com).

“Cada lección Montessori promueve actividades neurológicas que construyen habilidades cognitivas y aumentan la confianza intelectual, la curiosidad de los niños e incluso su felicidad”, apunta.

Steve Hughes explica, por ejemplo, que en el proceso de la lectura participan tres partes del cerebro,  que él llama nuggets: Se aprende el símbolo visual, se decodifica el sonido y se les asigna un significado. “Dentro del material Montessori están las letras hechas de papel lija, los alfabetos móviles y fotografías o imágenes. Así, cuando los niños los usan, ven las letras, las sienten al recorrerlas con los dedos y escuchan su sonido, están haciendo funcionar esos tres nuggets, estableciendo redes neurológicas que coordina esa actividad. Luego al unir la palabra a la fotografía desarrollan la comprensión lectora”.

Con la repetición, estas habilidades se fortalecen, de modo que con el tiempo los niños alcanzan niveles más complejos de conocimiento. “Hemos encontrado una muy buena fórmula para trabajar los problemas en el área de la lectura”, cuenta el doctor cuya investigación y trabajo clínico se ha enfocado en niños con déficit atencional y dificultades de aprendizaje.

Edición: Universia / RR

Fuente: Océano Comunicaciones